PRIMERA A

¿Y EL FUTSAL?

Fue éste sin dudas, el peor fin de semana del año si tenemos que hablar de Futsal. tres partidos terminaron con incidentes. Dos de ellos ni siquiera pudieron completarse. VERGONZOSO.

No aprendemos más.  Muchos son los títulos que podrían haber encabezado esta nota, lo cierto es que fue un fin de semana donde la violencia nos volvió a ganar.
El clásico de Avellaneda ni siquiera pudo empezar ya que el incidente se produjo en tercera.
Country de Banfield y Unión Ezpeleta no pudieron finalizar el juego que iba 4-2 en favor del local por una “Gresca generalizada” y finalmente el partido que pudo presenciar A DOS TOQUES fue el que si pudo terminar entre Estrella de Boedo y Lamadrid con victoria del local por 7 a 5 pero que al finalizar se trenzaron jugadores, hinchas y demás en una batalla campal que terminó con gente lastimada.
Es difícil hablar de futsal cuando ocurren estas cosas. Este partido fue parejo, con dominio de Estrella y con una soberbia actuación de Moreira , autor de tres goles. No hubo muchas tarjetas pero si muchas faltas, algunas que tal vez tendrían que haber sido mas severamente sancionadas, pero en definitiva había sido un partido áspero, con muchos roces , pero nunca imaginamos que podría llegar a desatarse semejante bataola.
Criticar al árbitro por no ser mas severo o a los técnicos por no sacar a los jugadores conflictivos en los momentos de mayor calentura, o a los propios jugadores por comenzar a pelearse ni bien terminó el partido, sería un error grave porque acá todos somos culpables de estos acontecimientos.
Si esto pasara de vez en cuando , uno si podría ponerse a evaluar quienes lo desencadenaron…. pero en una sociedad donde todo se resuelve de esta manera, ya no tenemos la manera de evaluar estos problemas, que se repiten y se repiten y pese a las sanciones , todavía no encontramos la manera de resolverlo.

Click para comentar

DEJA TU COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más visto

Arriba