PRIMERA A

¿ Y AHORA ?

          

             Volvió a ganar Pinocho, sin dudas el mejor equipo de la Argentina en esta disciplina.
            17 De Agosto parecía ser una amenaza seria para los de Urquiza, ya que se reforzó esta temporada con grandes jugadores, y venía a solo tres puntos del lider, pero Los de Gazzo demostraron que para derrotarlos no va a alcanzar con tener solo buenas individualidades, ya que Pinocho cuenta con grandísimos jugadores que se conocen de memoria y son en su conjunto un excelente equipo.
            Ocho minutos le costaron al último campeón para comenzar a ganar el encuentro. Un minuto antes Guagliardi desperdició un mano a mano ante la rápida salida de Elias. El partido se empezaba a hacer friccionado y se producían encontronazos entre Urbano y Usinger primero y entre Busti y Riente después. Los dos primeros, fueron protagonistas en lo que fue la apertura del marcador. Un pase milimétrico de Chianelli a Fafasuli que cuando llegó a posición de gol se la cedió a Usinger que pateó estrellando la pelota en el palo y luego al rebotar en Urbano tocaba la red y dejaba a los locales abajo en el marcador.
             A partir de allí, durante todo el primer tiempo, los de Urquiza dominaron y tres minutos después del primero, Calo aparecía para poner el 0-2 y dejar enmudecida a toda la parcialidad local que llegó en gran magnitud.

             La figura del encuentro, Alan, volvía a anotar luego de otra hermosa pared entre Fafasuli y Giupponi (que se le anuló mal un gol, cuando el partido todavía estaba 0-0) cuando todavía restaban tres minutos para finalizar la primera mitad.

            Por el lado de 17 De Agosto se veía una tensa calma. Si bien desde el cuerpo técnico se sentía que estaban tranquilos porque faltaba todavía todo un tiempo, algunos jugadores empezaron a pelearse con los rivales y entre ellos, como Urbano y Busti. Este último, abandono el gimnasio en el entre tiempo ya que según se comentaba entre la parcialidad local, no iba a jugar en el segundo tiempo.

            Los últimos veinte minutos empezaron como los suele jugar Pinocho, durmiendo al equipo rival, con gran posesión del balón, sin profundizar mucho y esperando el error del rival. Al no haber errores, el encuentro se mantenía con el mismo resultado, y sin situaciones de gol. A los diez minutos, parecía que el partido comenzaba a liquidarse ya que Mauro Riente pateó un tiro libre que luego de desviarse en Guagliardi se convertía en el 0-4 y la sensación de que no había manera de remontarlo.

             Sin embargo, este clásico no iba a dejar a la gente con ganas de ver un partido emocionante, y aparecieron las individualidades en el equipo de Llorens. Primero Bonvín a 4 minutos y medio del final y luego Diego Apollonio con un golazo treinta segundos después, dejaban un final totalmente abierto. Mas allá que el desenlace del juego no lo había demostrado, la diferencia era de dos goles y el final estaba totalmente abierto.
             Caviglia era arquero jugador desde el minuto 13 del segundo tiempo, y si bien fue una decisión arriesgada por los locales, le dió resultado porque Calo y Corazza patearon afuera en las oportunidades que tuvieron de ampliar con el arco vacío y a falta de un minuto 45 segundos, nuevamente Bonvín con ayuda de una pierna de Corazza decretaba el 3-4 y la locura en la parcialidad local (que al no haber visitantes, eran todos los que estaban en la cancha, exceptuando el cuerpo técnico y jugadores de Pinocho).

             El gol de diferencia solo sirvió para que los locales sintieran que estuvieron cerca de lograr un impensado empate y para generar algo de adrenalina, en un encuentro que 5 minutos antes daba a entender que iba a cerrarse con tranquilidad.

             Calo recuperó una pelota y Fafasuli cerró el partido con una gran definición para desatar la alegría de Pinocho.

              Ya pasó 17 De Agosto, uno de los que se armó para ganarle y pelearle a Pinocho, pero no pudo con el último campón… ¿Quién podrá bajar a los de Urquiza?…No alcanzarán las individualidades, y seguramente mucho tiempo de trabajo para poder competir con la máquina verde y blanca que en este 2011, tampoco para de ganar…

Lucas Makarz

Click para comentar

DEJA TU COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más visto

Arriba