GLORIAS

O
4

CAI

Resultado Final - GOLES PT: NO HUBO; GOLES ST: PABLO PINTOS (I), PABLO PINTOS (I), PABLO HERMIDA (I) Y PITU CHILLEMI (I)
PRIMERA A

UN TRIUNFO TODO ROJO

Independiente de Avellaneda visitó a Glorias de Tigre en el estadio de Villa La Ñata, ganó 4-0, alcanzó al conjunto albirrojo en su pelea por la permanencia y la derrota agudizó la crisis del equipo dirigido por Coki Olivieri que no ganan  desde hace  ocho fechas. Ambos quedaron en zona de Playout.

El equipo conducido por Juan Manuel Hermida consiguió su segunda victoria al hilo y ya sueña, no solo con salvarse, sino también pelear por una plaza entre los ocho mejores del torneo.

Con la misma cantidad de puntos (20) pero con presente complicado y un panorama poco esperanzador, Glorias de Tigre no levanta cabeza y partido a partido sufre su falta de identidad futbolística tanto adentro como afuera de la cancha.

Para evitar contratiempos, el equipo de Tigre, decidió cambiar su localía y se presentó en el estadio de Villa La Ñata. Independiente llegó con un envión anímico importante tras el triunfo en el último suspiro frente al Hebraica de Ignacio Cabral.

El contexto fue el ideal para el equipo de Avellaneda, quien controló el primer tiempo con la experiencia de su arquero Leonel Pitu Chilemi más los buenos apoyos de Pablo Hermida y Gonzalo Barrera en ataque y la solidéz que brindó en gran parte Lucas Coca.

El rojo sin dominar el balón interpretó que la necesidad la tenía el local y aprovechó esa circunstancia con la velocidad de Pablo Pintos y Adrián Caruso para atacar el espacio que, circunstancialmente, Glorias dejaba a la espalda de la primera linea ocupada por Jonatan Soto o Alejandro Flores (ambos de bajo rendimiento).

El primer tiempo fue claramente una expresión de temor ya que ambos equipos prefirieron especular y ninguno arriesgó más de la cuenta.

La lentitud y la previsibilidad que Glorias imprimió en el comienzo del complemento, le dio la pauta a Juan Hermida, quien hizo la lectura correcta, de aprovechar la situación con más velocidad. Los de Olivieri jugaron mal un balón parado que Maxi Gomez no pudo controlar y el rojo liquidó el partido de contraataque.

Si, lo liquidó en la primera situación clara de partido que tuvo. Pese al gol, Glorias buscó profundizar cada jugada, claro que sin ideas y sin rebeldía.

El Rojo aprovechó la desesperación del local, y mediante el control de balón, tanto arriesgado, cerca de su arco, buscó que Glorias adelante sus líneas y así atacar ese espacio creado.

La experiencia de Pablo Souto y Calos Peloso para controlar los tiempos de juego, más la velocidad punzante de Ignacio Sandes le daban el aire que necesitaba el equipo de Avellaneda frente a las embestidas de Glorias.

Pitu Chilemi, recién sobre el final del partido y con una ventaja de 3-0, tapó una gran pelota (la primera clara) y en el epílogo selló el resultado final que fue 4-0.

Dos panoramas bien diferentes. En Avellaneda, el rendimiento entusiasma: solidez y eficacia. Desde lo emocional, Independiente vuelve a ser optimista y ya no solo piensa en la permanencia. ¿Podrán ingresar al Playoff?

Mientras que por el lado de Tigre, el panorama es confuso y complicado. El tiempo corre más rápido que nunca y las oportunidades de sumar se acaban. La Zona Permanencia es una realidad. ¿Con qué herramientas se revierte la situación?

Por Mauro Avila

Click para comentar

DEJA TU COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más visto

Arriba