No pudo haber mejor inicio para los rusos: en el primer minuto gritaron gol dos veces. Eder Lima y Danil Davydov se combinaron en dos ocasiones para dejar claro el guión que se cumpliría a lo largo del encuentro, con Rusia dominando todo el tiempo y no dejando a sus adversarios ni respirar.

Cuando la primera parte empezaba a alcanzar la madurez, los egipcios comenzaron a sentirse más cómodos sobre el terreno de juego y se acercaron con menos timidez a la meta opuesta, aunque la ventaja comenzaba a hacerse más grande en su contra.

La segunda parte continuó en el mismo tenor. Rusia siguió siendo efectivo cuando se trataba de hacer goles y mostraba mucha concentración cuando tenía que defenderse. Egipto, por su parte, se mostró voluntarioso, pero fue impreciso con el control de la pelota y falló al intentar encadenar varios pases entre sus jugadores.

Sin embargo, el premio al esfuerzo egipcio llegó casi al final del encuentro, cuando el capitán Mizo encontró el gol en una jugada de conjunto cerca del círculo.

La acción continuará para ambas selecciones el próximo viernes 16 de septiembre, cuando Egipto enfrente a Tailandia y Rusia haga lo propio con Cuba.

Fuente y PH. FIFA