PRIMERA A

RACING SUFRIÓ Y GOZÓ

Friccionado, caliente, vibrante, táctico, sorpresivo, hablado, emocionante y cambiante, son algunos de los adjetivos calificativos para lo vivido anoche en Villa Pueyrredón. En duelo de necesitados 17 de Agosto y Racing  dejaron el alma para conseguir los 3 puntos en un encuentro que tuvo de todo y que no se definió hasta el último segundo de cada etapa.

En los primeros 10 minutos se dio un partido táctico. Agosto tuvo la pelota, la manejó con prolijidad y sin desesperación con `Chucky´ Arrieta como el encargado de romper con su chispa la rotación por derecha. Pero los de Avellaneda estuvieron atentos en la marca personal, presionando al grito de su DT, y sin dejar filtraciones.

Una carambola en el área rival quedó en pies de Gutierrez para abrir la cuenta. Pronto llegó la igualdad de Rubini y la tónica fue similar, claro, con un atenuante: la fricción, la charla, los insultos, y la calentura constante dejaron el protagonismo a la dupla arbitral. En el último segundo y con ambos en quinta falta, la academia pisó el palito pero la chicharra había dado el veredicto parcial: 1-1 al vestuario.

En la segunda parte se rompió el partido, y como se evidenciaba hace rato se les fue de las manos a los jueces. En este contexto el más inteligente, el más “psicológico” tendría las de ganar. Y si bien los locales tomaron la iniciativa con un tanto de Morales Antuña, la acadé empató por intermedio de Torresy quedó in extremis al minuto 9. Cualquier roce lo pagaría caro, pero en un partido cambiante, eso nunca sucedió. Con contras al por mayor y ataques rápidos Racing consiguió una inalterable diferencia de 4 goles con anotaciones de Coca, Santos, Díaz y Ares.

Pero con sólo 3 minutos en el reloj, 17 de Agosto no se quedó frío y saco a relucir su principal cualidad: jugar como una final cada minuto. En un descuento encontró la excusa para esperanzarse con la sorpresa final. Moraes Antuña, Chuky Arrieta y Miño marcaron un  gol tras otro y le dieron un marco vibrante y emocionante, y con el 6 a 5 los últimos 50 segundos fueron una eternidad. Pero en un momento el reloj de arena se terminó y angustiosamente se fueron para Avellaneda 3 puntos ideales para sumar y sobrepasar la mitad de la tabla. Para gozar primero hay que saber sufrir, y Racing lo sufrió todo en 180 segundos, y lo gozará a pleno toda la semana.

Por Matías Consoli

Foto: La Voz del Futsal

Click para comentar

DEJA TU COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más visto

Arriba