PRIMERA A

Racing de Avellaneda

   
 Cuánto se esperó este clásico y cuánto se habló en la previa. Se vivió un partido al que todos fueron con muchas expectativas y no defraudó. Un partidazo con todas las letras, que finalmente lo ganó Racing por 5 a 3. Un encuentro que tuvo goles, expulsados, polémicas, a los dos arriba en el marcador y que por suerte terminó en paz.
     Con la cancha de Villa Modelo llena de punta a punta, los dirigidos por Claudio Martino empezaron mejor el primer tiempo. Tenían más el balón y las posibilidades más riesgosas. Pero claro, Racing en estos últimos partidos siempre jugó igual y no podía ganar. Perdía muchos goles y de contra le convertían  y justamente Independiente está demostrando ser un experto en jugar de contragolpe. Por suerte para los albicelestes, en este caso sí llegaron al gol gracias a una pared que definió Cristian Ares  a los 14 minutos, luego de que Nicolás Mambrín perdiese la pelota en la mitad de la cancha. Independiente pudo haber llegado al empate por inetermedio del mismo Mambrín, quien estrelló un tiro en el palo o por Hernán Ruiz que tardó en definir debajo del arco, lo que le dio tiempo a Gastón Leston para enviar el balón al córner.
    Ya en la segunda mitad Independiente salió en busca de la igualdad y presionó un poco más arriba. Ruiz que estaba haciendo un gran partido comenzó a eludir jugadores desde la mitad de la cancha y luego de pasar a dos, pisándola hacia adentro, se la picó a Leston , quien si bien tapó el primer remate, no pudo evitar el empate tras el rebote. En la siguiente jugada, Maximiliano Poggio dio vuelta el partido, con un tiro de media distancia y puso a Independiente arriba 2 a 1 a los 5 minutos de la etapa final. Era el mejor momento de los dirigidos por Juan Manuel Hermida, ya que luego del gol se acomodaron bien para jugar de contra y parecía que iban a cerrar el partido, más aún luego de aguantar los 2 minutos con un hombre de menos por la expulsión de Patricio Lourerio, quien le hizo gestos desmedidos a la parcialidad visitante.   
      Racing no encontraba el camino y algunos jugadores parecían impacientarse.  Sin embargo apareció una de las figuras del partido, Gastón Leston. El arquero le pegó desde mitad de cancha, la pelota entró y pegó en el palo de atrás, pero el árbitro del encuentro, Marcelo Bais tardó mucho en convalidarlo, por lo que empezó la polémica y el match estuvo parado 10 minutos. Finalmente Bais cobró el gol después de las protestas y le dio vida nuevamente a la Acadamedia. A partir de ahí los de Martino y Parrilla fueron superiores y empezaron a caer los goles. Primero, a los 14 minutos, el de Cristian Chavarría, quien a la siguiente jugada sacó la pelota del partido en defensa con la punta del botín izquierdo. Luego llegó el segundo de Leston, quien se fue expulsado por festejar frente a la tribuna local. El otro expulsado en esa jugada fue Federico D´otolo, quien estaba como arquero jugador y agredió con un manotazo a Ezequiel Martínez tras el cuarto tanto académico.
Faltaban 2 minutos y 14 segundos y ambos estaban con cuatro jugadores, por lo que de haber goles, igualmente iban a seguir así y el quinto de cada equipo entraría recién cuando faltasen 14 segundos para el final. En ese lapso llegó el último gol de Racing, gracias a Chavarría nuevamente que la empujó con el arco vacío, y el tercero del rojo, que lo hizo Mauro Quetgla.
     Tras un final sin ningún incidente, Racing cosechó tres puntos de oro en la suma por la permanencia y frente a su clásico de toda la vida.      
Click para comentar

DEJA TU COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más visto

Arriba