Colombia tuvo un comienzo tan frenético como soñado: en su segunda jugada de riesgo antes del primer minuto, un precioso pase en diagonal de Yulian Díaz le permitió a Angellot Caro abrir el marcador con un bombazo (1-0, 0’29»).

El gol no sólo le dio confianza a la dueña de casa, sino terminó de meter a la afición en el partido. Cada toque era seguido de un «ole», y los portugueses apenas si eran testigo del desarrollo.

Pero los lusos finalmente lograron hacer pie en el encuentro, le bajaron el ritmo al rival y hasta merodearon aisladamente el empate, aunque chocaron con el seguro Carlos Ñañez.

De todas formas, Portugal nunca se sintió cómoda y Colombia siempre pareció más cerca del segundo que los europeos del empate.

Cambio de roles
Distinta fue la historia en el complemento. Los lusos presionaron bien arriba y, de a ratos, acorralaron a Colombia  contra su arco. Cardinal remató al poste, Ricardinho al travesaño…

Colombia se defendió con uñas y dientes y el encuentro ganó en emoción, pero perdió en calidad. Caro estuvo cerca de anotar dos veces, pero sus remates salieron apenas desviados.

Colombia alcanzó las 5 faltas con casi 9′ por jugar, pero se cuidó de no cometer la sexta y tuvo en Ñáñez a una gran figura. Cuando todo hacía pensar que se quedaría con el triunfo, la precisa media vuelta de Cardinal, en su 100° juego con la selección, le amargó la fiesta (1-1, 40’00»).

Por la segunda jornada de la zona, otra vez en Cali, Colombia enfrentará a Uzbekistán y Portugal a Panamá, ambos el próximo martes 13.

Fuente y PH. FIFA