PRIMERA A

PINOCHO, EL PERFECTO CAMPEÓN

Pinocho se consagró campeón por décimo cuarta vez, tras ganarle a Barracas por 8 a 3 y así conseguir su décima quinta victoria de manera consecutiva para sacar una diferencia de 10 puntos a dos fechas del final y se desató un festejo interminable en Villa Urquiza.

El 2015 los tenía a todos juntos nuevamente, los que volvieron de lesiones, los que volvieron de otros clubes y los que se quedaron en años anteriores. Además, se sumaron caras nuevas, que terminarían siendo decisivas para los logros obtenidos. Así arrancaba el equipo de quien menos que Ruscica otro que retornaba al Club para recuperar el trono que hasta principio de año era exclusividad Xeneize.

El equipo no gustaba pero ganaba. En ese Apertura se topó con un rival que si bien no era inesperado, si logró algo impensado que fueron esos 11 triunfos de manera consecutiva que le permitieron perder con este Pinocho, e incluso seguir arriba y lograr finalmente el título con el recordado triunfo contra Boca y todo lo que vino después, coronando una campaña inobjetable y memorable.

Pinocho se quedó con el segundo lugar, tal como le había pasado en el 2014, por lo que el Clausura se venía con ese atenuante. El margen de error era nulo desde la fecha 1 y así, este interminable e incansable Pinocho que muchas veces se lo veía falto de piernas siemrpe tenía un cambio más, una sorpresa, para ir imponiéndose partido a partido, bajando rivales y cosechando triunfos.

Kimberley había logrado 11 triunfos, entonces el equipo de Ruscica supo que ese era el camino, la victoria. En todas las canchas y con cualquier rival. Además, sus máximos rivales no tuvieron un buen arranque y el Verde y Blanco fue sacando una ventaja que si bien nunca terminó de ser confiable , porque Boca debía partidos, empezaba a ser importante especialmente para algo que este equipo necesitaba y era la confianza. Esa seguridad de saber que podía dar otra vuelta, que podía ganar otro campeonato, que tiempo atrás con un Boca joven y constantemente renovado, parecía imposible de lograr.

Y así fueron pasando, llegando a 14 partidos ganados de manera consecutiva, donde pasaron Glorias y Racing (rivales que le habían sacado puntos en el Apertura) Kimberley nuevamente, el clásico con 17 de Agosto, Hebraica con su gran campaña y para colmo volvió a su cancha, a su remodelada cancha, que fue habilitada tiempo atrás para que todo sea perfecto.

Así Pinocho llegó a esta tarde con la ilusión de volver a ser campeón y como todo tenía que ser perfecto, jugó su mejor Futsal en los primeros 20 para sacar una diferencia más que importante con goles para todos los gustos y en la segunda parte se dedicó a aguantar y sobre el cierre a dar el golpe final para coronar un 8-3 que sumó una nueva victoria, la que cerró el Clausura y mantuvo la perfección.

Pinocho es el nuevo y justo campeón de la División de Honor de AFA y lejos de relajarse ya todos piensan en la final contra Kimberley, para definir al campeón del año.

Click para comentar

DEJA TU COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más visto

Arriba