PRIMERA A

¿PARAR ES LA SOLUCIÓN?

En las últimas horas desde AFA comunicaron la suspensión de la fecha en su totalidad por los serios incidentes que ocurrieron ayer en Alvear en la final de la Copa Argentina Femenina entre San Lorenzo y Huracán, poniendo al futsal en el lugar incómodo de ser noticia de todos los medios por motivos ajenos al deporte.

La suspensión afectará el calendario del ascenso, ya que la primera no estaba programada por la participación de la Selección Argentina en la Liga Sudamericana en Paraguay y aquí empieza el eje de la cuestión ¿Quién pagará los platos rotos del papelón?

En principio los clubes ya se verán afectados por un cambio de último momento que no solo hará que se suspenda la fecha del fin de semana, sino también la programada para la semana en la Segunda División, por lo que habrá que reprogramar dos fechas en instancias cada vez más cercanas a las definitorias.

La sobre estimación del crecimiento del deporte, considerando que evoluciona por motivos económicos independientes de cada institución va en contra mano de la subestimación que se tiene a la hora de organizar eventos de esta envergadura que por algo, cada vez se hacen menos en el País.

La resolución fácil será decir que no estamos preparados para este tipo de espectáculos, lo que tal vez sea cierto, pero habrá que hacer un mea culpa y asumir que si se busca un profesionalismo, no se puede dejar nada librado al azar y mucho menos cuando se trata de temas con antecedentes.

Que el futsal pare puede ser un llamado de atención, pero ¿para quién? Que es lo que pueden llegar a cambiar los clubes si el poco porcentaje de violentos, sale impune permanentemente de las situaciones que nos llevan a estas determinaciones.

¿Van a poner más policía? Y si es esa una solución, ¿Quién va a afrontar el gasto? ¿Los Clubes? ¿La AFA? Son demasiados interrogantes que nunca se van a resolver si el deporte no crece desde sus bases, desde la estructura, desde la rigurosa exigencia para la habilitación de canchas, como así también la especial atención para eventos con una cantidad de gente que excede a las familias que van todos los fines de semana.

Habrá que entender que antes de pensar en cuanto pagar para reforzar un equipo o a que valor se puede vender un jugador, habría que resolver en donde se juegan los partidos, que tanto jugadores como espectadores, en gran parte familia, tengan las garantías necesarias para ir a un espectáculo deportivo.

Que la televisión pueda transmitir los partidos de la fecha y no los que se acomoden a jugar en el horario indicado, en pensar el deporte como producto para generar ingresos genuinos que puedan realmente solventar en un futuro mayores inversiones en seguridad o en donde se desee invertir.

Parar la pelota, puede ser un buen remedio, habrá que esperar para ver si la receta que indica la AFA será para intentar curar o para dilatar la enfermedad.

¿PARAR ES LA SOLUCIÓN?
Click para comentar

DEJA TU COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más visto

Arriba