PRIMERA A

“ME SIENTO UN POCO OLVIDADO”

Emiliano Loreto charló mano a mano con A Dos Toques y no se guardó nada. Su ausencia en el Futsal, su presente fuera de las canchas, su salida de Boca, su paso por el ascenso y sus ganas de volver a atajar en la próxima temporada: “quiero tirarme en cada pelota como si fuera la última de mi vida”. 

El ex arquero de Boca y de la Selección Argentina habló de todo, explicó los motivos de su alejamiento de la actividad y contó sus ganas de regresar al ruedo, aunque no recibió propuestas formales, confía en tener una nueva oportunidad a los 34 años.

Estuviste desaparecido del deporte en el último año ¿Qué es de tu vida?

 Sí, te diría que casi, pero en líneas generales sí. Fue un año difícil a nivel personal, me golpeó muchísimo la muerte de mi mejor amigo, se me fue en siete meses con una enfermedad que lo sorprendió (Cáncer de lengua) y me costó mucho afrontar el año futbolístico. Son cosas que uno no tiene en cuenta, pero cuando pasan y te agarran así tan de golpe son muy difíciles de llevar adelante. Siempre soy fuerte para algunas cosas, pero esto me desmoronó por completo. No pude seguir y por eso agradezco y pido disculpas a toda la gente de Unión de Ezpeleta que a principio del año me llamó para ser parte de su plantel.

¿Tuviste la chance de volver en el Mercado de Pases invernal la temporada pasada?

 Sí, de hecho lo hice. Hablé con algunos clubes y también tuve la posibilidad que al final se dio de volver a Ezpeleta. Me sentía mejor, el futsal es algo que no puede faltar en mi vida. Considero que los partidos que jugué los hice muy bien, pero lamentablemente luego de cuatro partidos no pude continuar por cuestiones ajenas a mí que no compartí en absoluto. Creo que hoy en día el futsal no tiene los valores y códigos que tenía antes. Hoy en día las cosas cambiaron pero no solo en el futsal, en la vida misma.

 ¿Cómo se explica tu situación de pasar de pelear títulos con Boca a pelear un lugar en equipos del ascenso y terminar sin clubes?

La verdad es que hay cosas que no entiendo. Considero que de alguna manera pague un precio terriblemente alto sin merecerlo. Luché mucho por crecer en el deporte, y de un día al otro todo mi esfuerzo y sacrificio fueron tirados a la basura. Eso me golpeó mucho, porque le dediqué mi vida entera al Futsal, al crecimiento tanto humano como deportivo, pero en algún momento eso queda de lado y no existe más nada, parece que somos soldaditos, un día servís, otro no.

¿Hiciste alguna autocrítica?

Mi autocrítica la hice, y seguramente tuve errores como los que puede cometer cualquier mortal, a mí me corre sangre en las venas y soy un jugador temperamental, sé que eso puede ser chocante para algunos, pero considero irreversiblemente que el futbol además de ser un deporte mental, es un deporte de sangre y de temperamento. Mi salida de Boca también me golpeó porque más allá de algunas cosas que pudieron haber pasado y en donde reconozco errores, no me la esperaba. El puesto del arquero es el que todos quieren asegurarse primero, cuando Boca me dijo que me iba a dar a préstamo, no sabía que hacer. Sentí que me quedé en el medio del océano, en una canoa y sin remos. Los equipos de Primera ya tenían arqueros supuestamente y quizás tampoco fue que se enteró todo el mundo de que no continuaba en el club. Los cuatro años que jugué en Boca nadie me llamaba porque sabían que estaba ahí y no iba a preferir ir a ningún lado. Pero cuando me dieron la noticia consideré que fue algo tarde, y no tuve demasiadas opciones.

¿Qué hiciste cuando te enteraste que no seguías en Boca?

Llamé a David Regueiro que fue mi compañero de equipo primero y después durante muchísimos años mi preparador físico en el rojo, donde él estaba de DT en Ci.De.Co, y me abrió las puertas para que pueda ir a jugar ahí. Después de eso, no sé qué más habrá pasado para estar en lo más alto un día y al otro terminar peleando por un descenso con Caballito, que también fue un club que me trató de maravilla y siempre voy a estar agradecido y a disposición por todo lo que me brindaron.

¿En la actualidad como estas físicamente?

 El año pasado hice pretemporada, entrené como siempre, pero luego de dejar de jugar no entrené más. A mitad de año, cuando volví a la actividad me puse a entrenar en un gimnasio, con un entrenador de arqueros personal y hacía un poco de Crossfit, además entrenaba en Ezpeleta, todo eso hizo que vuelva a estar de nuevo bien físicamente. Hoy en día estoy bien, siempre tuve una genética muy buena para entrenar, no tengo inconvenientes en eso. Considero que me haría muy bien una pretemporada de todas maneras. Después de las fiestas que pasaron, me puse a correr y eso lo sigo haciendo para poder encarar el año de diez, tengo muchas ganas de estar de nuevo ahí, donde siempre estuve.

¿Tuviste ofertas para la temporada que viene?

 Estoy hablando con algunos clubes, pero tristemente para mí, no he recibido propuestas todavía. Contacté yo mismo a algunos entrenadores y hablé con Boca para ver si podía volver a ser tenido en cuenta. Pero por ahora nada. Me siento un poco olvidado y dejado de lado. Espero poder volver a tener la oportunidad de darle algún equipo toda mi experiencia y mis ganas de tirarme en cada pelota como si fuera la última de mi vida, también deseo volver a sentirme vivo y en el único lugar donde así me siento deportivamente hablando, es dentro de una cancha atajando pelotas.

 

¿Pasó por tu cabeza la posibilidad de retirarte? ¿Cómo fueron estos meses?

Sí, pasó por mi cabeza retirarme. Más aún en los primeros meses del año pasado. Fue un año duro con respecto a lo deportivo y a lo laboral. Cuando me fui de Boca tuve que agarrar una moto y salir a laburar 10 horas por día en la calle, tuve que dejar de trabajar en Sportivo Barracas (Cancha de once) que lo hacia dentro de un cuerpo técnico y mi tarea era entrenar arqueros infantiles. Fue otro golpe al ver que las cosas que amaba hacer, no podÍa hacerlas por cuestiones económicas y después de estar 10 horas en la calle, con frío, lluvia, accidentes y todo el desgaste que implica laburar en la calle, tener q ir a entrenar cuatro veces por semana y tratar de hacerlo como cuando lo hacía dedicándome solo a jugar, era imposible. Cuando volví a mitad de año todo eso quedó de lado, porque volví a sentirme vivo y al agarrar de nuevo la pelota sentí que jamás hubiera podido estar sin jugar. Hace aproximadamente 26 años que juego al fútbol, es como una parte más de mi cuerpo. Aunque también considero que fue eterno todo este tiempo sin jugar y en lo único que pensaba era en volver.

“ME SIENTO UN POCO OLVIDADO”
Click para comentar

DEJA TU COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más visto

Arriba