PRIMERA B

LEANDRO PADULA: VUELTA A LAS CANCHAS TRAS SIETE AÑOS DE AUSENCIA

A los 31 años y luego de un largo período de inactividad, Leandro Padula regresó al Futsal con la camiseta de Glorias de Tigre en la Copa «Penalty» A Dos Toques y sueña con ponerse a punto para volver a jugar oficialmente.

Fueron siete años fuera de las canchas, sus destellos con la camiseta rojiblanca se extrañaron en el club de la Avenida Cazón y con el paso del tiempo, se empezó a hacer costumbre que el «crack» que supo jugar también en River, en el Calcio italiano y en la Selección Argentina, no esté adentro del 40×20. Sin embargo algo cambió a fines de 2021, a «Padu» le picó el bichito para volver y acá nos cuenta los motivos.

Volviste a jugar Futsal en diciembre en la Copa A Dos Toques ¿Cómo te sentiste luego de casi siete años de inactividad?

Me sentí bastante bien por suerte, pensé que iba a estar peor por el tiempo de inactividad que fue muchísimo y aunque cuesta vamos a ir agarrando ritmo.

 

¿Por qué habías dejado?

Fue un momento difícil en mi vida personal, tuve problemas de salud combinados con un momento en el club bastante complicado, que me llevaron a no disfrutar para nada de jugar al fútbol, creo que se sumó todo y exploté, no lo pude manejar la única manera era desconectarme.

 

¿Qué te llevó a tomar la decisión de volver a jugar ahora?

Volví porque, por suerte, después de un tratamiento bastante largo y difícil, pude acomodar algunas ideas. Sumado a que mi hijo empezó a jugar y él me llevó a estar de nuevo en contacto con la pelota todo el día y bueno, es inevitable que al patear una bocha no se te vengan mil cosas a la cabeza, uno nunca deja de ser jugador de fútbol, aunque estés pateando una pelota en una plaza y sentí la sensación que no me pasó en estos siete años del disfrute. Todo eso me hizo pensar en una posible vuelta, la cual fue posible por qué al hablar con “Coco” Mareco de esto, él me dio la posibilidad de probar y bueno, agradecido siempre por qué es una de las personas que me bancó siempre.

 

Por lo que me contás, “Coco” Mareco fue un factor importante para tu regreso a las canchas…

La realidad es que el chabón conmigo se portó de “diez” y tengo que estar agradecido. Me abrió las puertas del club después de una banda de tiempo y lo aprecio mucho, aunque nos peleamos bastante (risas).

 

 Falta poco para que comience la pretemporada ¿Cuáles son los objetivos que te propusiste?

El primero y principal, aunque suene egoísta, es personal y es el poder disfrutar el tiempo que sea que dure, un año, dos, o los que sean, pero disfrutarlo. Y en lo grupal creo que tenemos un potencial bueno para trabajar y me gustaría ayudar a los más chicos a sentirse sin presión de juego y puedan crecer como realmente creo que pueden, para ellos el año pasado fue difícil por qué tuvieron que ponerse al hombro un equipo sin tener tanta experiencia, hay chicos con un año en Primera, chicos con edad de Cuarta División y la verdad que lo hicieron muy bien, pero creo que si ayudamos nosotros “los pibes más grandes”, ellos pueden explotar mucho más.

 

Tu hijo tiene 7 años ¿Soñás con compartir cancha con el en Primera?

Sería algo soñado, la verdad que calculo que compartir algo así con un hijo debe ser único, tenemos un caso en el club, el de «Cocky» Olivieri pero la verdad que es una cosa que debería irme muy adelante, porque tendría que hacer como 8 pretemporadas para que a Franco le dé la edad, aproximadamente debutando a los 15 años. Así que me parece un poco mucho, pero bueno sería algo impresionante. Me parece que voy a estar en el bufet mirándolo, que se come de bien (risas)

 

¿Qué significa Glorias de Tigre en tu vida?

Te puedo decir mil cosas, yo crecí ahí adentro y es como mi segunda casa. Siento que dejé pasar muchas oportunidades de progresar por querer tanto al club y quedarme a jugar con mis amigos, pero es algo de lo que no me arrepiento porque también creo que dejé mi marca y hay cosas dentro del club que se consiguieron por un buen momento, desde lo deportivo de mi parte y poder contarle eso a mi hijo que hoy también juega ahí y entrar con él me hace sentir muy bien. Pasé un momento muy malo cuando me fui, pero que me sirvió para darme cuenta que la vida da muchas vueltas y hay que saber esperar a veces para poder disfrutar como corresponde. Glorias es un lugar que a veces gente que no es del club te relaciona por el simple motivo de haber hecho las cosas bien, me tocó defender la camiseta de la Selección Argentina jugando para Glorias y sentir que nombran a tu club en otra parte del mundo y sos vos el que lo estás representando eso no tiene precio.

 

Por Juani Majluf

@juanimajluf

LEANDRO PADULA: VUELTA A LAS CANCHAS TRAS SIETE AÑOS DE AUSENCIA
Click para comentar

DEJA TU COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más visto

Arriba