PRIMERA A

KIMBERLEY GANÓ UNA BATALLA Y SUEÑA

En uno de los partidos más esperados, Kimberley le ganó 6 a 4 a América, lo alcanzó en la tabla de posiciones aún con un partido menos, quedó a dos del equipo de Squilace en la carrera por el segundo puesto de la tabla general y sueña con arrebatarle el título a Boca.

 

50 segundos para el final y el partido estaba 4-3 en favor de América. Una polémica sexta falta y la aparición de uno de los jugadores con más mística ganadora en el futsal, Mauro Riente. Sin ser el encargado de patear, agarró la pelota y con dos o tres palabras le explicó a Hurtado porque tenía que patear el, y realmente no se equivocó. No solo por haber hecho el gol, sino por saber que semejante presión no podía haber sido absorbida por muchos jugadores… (Por eso el primero en abrazar al convertir, fue el arquero suplente de su equipo)

Con una frialdad envidiable, pateó como los que saben y el encuentro quedaba igualado a segundos del final.

La mezcla entre desesperación y bronca en América hizo que 10 segundos solamente pasaran desde ese saque del medio, al 5-4 nuevamente gracias al 9 que otra vez, frente al arco no falló.

Con la victoria bajo el brazo Kimberley se defendió y logró hacer el sexto gol para desatar la locura en toda su gente y jugadores.

La película de este espectacular partido se puede definir en esos 50 segundos, pero previamente se jugaron 39 apasionantes minutos donde todos demostraron porque están peleando cosas importantes, un nivel de concentración extremo y la paridad durante todo el juego.

El primer tiempo América mereció más, pero el 1 a 1 con los goles del Polilla Albertini y El Gallego Rodriguez no dejaba disconforme a ninguno porque sabían que en los últimos 20 la historia podía cambiar.

Y así fue, la segunda parte, cuando el que más llegó fue Kimberley, América con 3 tiros de esquina había quedado 4 a 2 promediando la segunda parte. Marcone Areco y Kruger por un lado y Riente autores de los tantos.

Luego del 4-2 América decidió replegarse y jugar de contra, pero rápidamente Albertini puso en partido a los dirigidos por Basile y el 4-3 se mantuvo durante gran parte del juego.

Luego llegó el desenlace, la historia que todo América recordará con un sabor amargo, y con la eterna bronca de saber que si la sexta falta no se cobraba, el partido finalizaría con victoria, pero no puede bajar los brazos porque aún está a dos puntos de Boca, teniendo que enfrentarlo y debe mantener el segundo puesto en la general , ahora a dos unidades de su rival de ayer y de El Porvenir.

Por el lado de Kimberley, termine como termine el torneo y en la tabla general, este será un partido difícil de olvidar.

Riente sacó pecho y dejó a Kimberley ahí, al acecho de Boca, un rival más que conocido para el «9»… ¿Repetirá alguna historia frente a Boca?… Todo está por verse.

Click para comentar

DEJA TU COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más visto

Arriba