PRIMERA A

KIMBERLEY BUSCA HACER HISTORIA

El Celeste le ganó a un Boca que parecía imbatible y vuelve a ser puntero en el Apertura. Fue 2 a 1 con goles de Albertini de penal y Broggia en la primera parte, mientras Vaporaki descontó para el Xeneize en el arranque del segundo tiempo pero no le alcanzó para salvar el invicto y mantener la punta.

Si algo le faltaba a este Apertura para ser realmente dramático, es que el tetracampeón y máximo candidato a quedarse con el título pierda en su cancha contra quien era escolta, que fue durante 12 fechas puntero y sueña con arrebatarle el título y quedarse con la primera corona de su historia… en el medio, Pinocho que si gana sus dos pendientes queda a 3 unidades y Barracas que ganando el suyo, queda a 4.

El partido tuvo un claro dominador en cuanto a la posesión del balón que fue el local, pero en frente tuvo a un planteo inteligente de un equipo que venía de jugar en los últimos 7 días ya dos finales contra Pinocho y Barracas, sacando 1 de 6 y con la necesidad de ganarle a Boca nada menos que en su cancha para depender de sí mismo en las últimas tres fechas.

Kimberley sabía que tendría pocas y las tenía que aprovechar. La primera, un penal aprovechado por el “Polilla” Albertini y la segunda una buena jugada por derecha que Broggia terminó por el centro para poner el 0-2 con que terminaría la primera parte.

Boca tuvo chances pero Farach respondió, y si bien tuvo mucho la pelota, no abundaron las situaciones de gol y el equipo de Meloni se fue protestando dos penales que la dupla arbitral no consideró.

En la segunda parte Boca pegó rápido con Vaporaki y parecía que iba a ser un nuevo capítulo de la novela de Boca dando vuelta partidos, pero en este casó tenía un rival distinto, un equipo que mantuvo la concentración hasta el final y llevó a su rival a jugar nuevamente una versión similar al primer tiempo dándole la pelota pero sin permitirle llegar mano a mano con su arquero, que cuando lo necesitó, respondió de manera brillante.

Sobre el final, ya con arquero jugador Boca llegó más, pero chocó una y otra vez contra la solidez defensiva del Celeste y con las manos de uno de los mejores arqueros del futsal, Farach.

Sonó la chicharra y Kimberley festejó, si después de tres años, festejó un equipo distinto al azul y oro en Casa Amarilla… ahora deberá mantenerse firme y ganar sus tres partidos para ser campeón.

 

Click para comentar

DEJA TU COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más visto

Arriba