INTERNACIONAL

JAPÓN CAMPEÓN EN LOS PENALES

Japón consiguió revalidar su título de campeona de Asia tras imponerse en una reñidísima final a Irán que se decidió desde el punto de penalti, donde Sekiguchi en la portería japonesa fue clave para otorgar un nuevo éxito a Miguel Rodrigo en su duelo español de banquillos ante Jesús Candelas.

Los dos mejores equipos del continente asiático se cruzaban en la final más esperada, con dos selecciones en las que el trabajo de los seleccionadores españoles les ha valido para dar un importante salto de calidad y empezar a ser muy tenidos en cuenta no solo en el continente sino también en el panorama del fútbol sala mundial.

Irán había impresionado en todos sus partidos con una tremenda efectividad y en esta ocasión tras un intercambio de ocasiones y protagonismo de los guardametas, volvió a lograradelantarse por medio de Tavakoli, de disparo raso y ajustado desde media distancia que sorprendió al portero. Esa ventaja reafirmó el dominio y la confianza de los de Jesús Candelas, que buscaban el gol además de impedir a Japón elaborar y llevar demasiado peligro a su portería.

Tras el descanso poco parecía cambiar el partido, hasta que a balón parado Inaba empataba el partido y equilibraba un tanto las fuerzas. De doble penalti llegó la ocasión más clara para que Japón culminara la remontada, pero el mismo Inaba falló esta vez, volviendo a protagonizarSekiguchi el partido con varias intervenciones de mucho mérito, incluida una a segundos para el final tras remate de Hassanzadeh.

Tras la igualdad el partido se encaminó a la prórroga y ahí apareció el máximo goleador del torneo, Tayebi, para batir al fin al meta japonés y afrontar ese tiempo extra con ventaja. En el segundo tiempo de esta prórroga Miguel Rodrigo se vio obligado a arriesgar con el juego de cinco para igualar, y ahí se encontraron con «la suerte del campeón», ya que en uno de sus primeros ataques en superioridad un tiro de Watanabe rebotaba en un defensa iraní y ponía de nuevo las tablas y pese a alguna ocasión nipona, finalmente el campeón de Asia tendría que decidirse desde el punto de penalti.

En esta tanda fue donde emergió la figura de Yushi Sekiguchi, el meta nipón, que puso el broche perfecto a su excepcional partido echando el cerrojo a su portería en una disciplina tan difícil como los penaltis, deteniendo los tres de que dispuso Irán, lo que unido al acierto de sus compañeros proclamó a Japón de nuevo campeona de Asia con Miguel Rodrigo al frente. La otra cara de la moneda era la de Jesús Candelas, que se encontró con el equipo de su compatriota, liderado por un portero en plenitud que arruinó el excepcional torneo de su selección, pero a la que todos miran como una de las llamadas a ser la alternativa al poderío hispano-brasileño en próximos campeonatos.

También se despidió del torneo con el amargo sabor de la derrota Luis Fonseca al frente de Kuwait, en una pelea por el tercer puesto que recayó del lado de Uzbekistán, la revelación del torneo y que se impuso por la mínima a los kuwaitíes en un intenso duelo en el que el mayor acierto uzbeko de cara al gol impidió que los entrenadores españoles coparan el podio simbólico de un torneo en el que han vuelto a destacar.

Ficha del Partido:

FICHA

Foto: Japón recoge el trofeo de campeona de Asia por segunda vez consecutiva /AFC

Fuente: Mundo Sala

Click para comentar

DEJA TU COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más visto

Arriba