SELECCIÓN

INDUSTRIA ARGENTINA

Tercer puesto, medalla y felicidad. Plata en la Copa América y bronce en el Grand Prix. Dos planteles casi en su totalidad diferentes, los de afuera vinieron adentro y los de adentro para Brasil. No quisieron ser menos y de menos a más los de acá lograron cerrar un gran torneo, con grandes actuaciones. 

De atrás para adelante, del 1 al 14, todos cumplieron un papel fuera y dentro de la cancha.

Matías Quevedo aprovechó la chance que le dejó la lesión de Santiago Elias y disputó un gran torneo, casi no tuvo grietas abajo de los tres palos y salvó en muchos partidos lo que podría haber sido la eliminación nacional.

Leandro Planas, uno de los que quedo de la Copa América, no hace falta hablar mucho. Sólo dejando en claro que a poco de cumplir 36 años, estaba hace unos meses disputando el torneo de veteranos y ahora casi que anuló a Pula en la semifinal. Las palabras de él lo demuestran, un técnico dentro de la cancha.
Alamiro Vaporaki, seguramente demostró porque merecía estar en la final de la Copa América que no pudo disputar. Segundo en la tabla de goleadores del torneo, marcó la diferencia en las contras.
Sebastián Corso y Mauro Taffarel dejaron en claro porque Boca recibe tan pocos goles. En momentos claves de las semis y el partido contra Paraguay le pusieron el pecho a las balas y taparon de todo.
Lucho González, Calo y Basile no les cabe otra palabra que cracks. El ex Kimberley manejó los tiempos de la selección y si no fuese por una cuestión de burocracia, hoy la estaría rompiendo seguramente en España. El jugador de Boca sigue con la misma regularidad que encuentra en su club y marcando las mismas diferencias que en el torneo argentino. Mientras tanto, el multicampeón de Pinocho dejó las perlitas más lindas del torneo y le dio el toque diferente. Si metía la chilena contra Rusia, lo declaraban ciudadano ilustre de Manaos.
Francini, Albertini y los hermanos Edelstein no se quisieron quedar afuera y en su primera participación lograron aparecer cuando la situación lo requería con sus goles. En la primera ronda fueron claves para algunos resultados.

Sabemos que adentro hay material y seguramente muchos de ellos puedan tener la suerte de emigrar a otras ligas. Pero también repetimos que en los torneos argentinos tenemos la misma calidad que fue a Brasil y muchos piden pista para ponerse la albiceleste.

Un gran año para la selección, creciendo a paso firme.

Click para comentar

DEJA TU COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más visto

Arriba