PRIMERA A

GANÓ UNO, FESTEJAN TRES

Pinocho le ganó un partidazo a Kimberley por 3 a 2 en un Parque Sarmiento colmado, lo dejó sin invicto, achicó la diferencia ya que ahora está a 5 y aún debe un partido e hizo que Boca y Barracas también festejen que el Celeste no se aleja antes de los cruces directos entre sí.

Estaba a ocho puntos, ya no gana cómodo los partidos y tiene un plantel con promedio de edad grande, muchos ni siquiera lo ponían en la pelea y decretaban que sería un mano a mano entre Boca y Kimberley pero…. este equipo tiene esa mística que hoy salió a la luz para ganar el partido.

¿Mereció ganar Pinocho? ¿Hizo mucho más que Kimberley? Seguramente haya distintos análisis de partido y algunos vean justa la victoria y otros no, lo cierto es que los tres puntos se fueron para Urquiza, que en 27 segundos, cuando se moría la primera mitad hizo dos goles y pudo hacer tres, pero Farach le detuvo la sexta falta a Caviglia que había hecho el primero 10 segundos antes. Que cuando Kimberley parecía más entero, un pase fuerte de Elias para que Trípodi  la ponga en el medio del arco y que Nacho Caviglia vuelva a anotar a dos minutos del final.

Ese es Pinocho, el equipo que mostró a un gran trípodi compitiendo permanentemente con Perez Leiva para llevarse el premio al lírico de la noche, a un Villalba también que aparece en las difíciles para agarrar la pelota y generar situaciones de gol poniéndose a la par de Basile con toda su trayectoria y luego a toda la camada que supo ganar todo y que evidentemente tiene memoria para volver a hacerlo o al menos volver a pelearlo.

Fue una final, y en este tipo de partidos, los análisis son complejos. El empate parecía lo que mejor le sentaba al partido, pero si había un ganador, cualquiera hubiera estado bien porque ambos equipos dejaron todo y trabajaron permanentemente con sus virtudes y tratando de tapar defectos pero Pinocho usó a su favor algo que siempre lo caracterizó, el reloj.

Cuando el nerviosismo se apodera de propios y extraños, a Pinocho le salieron las cosas bien. En ambos tiempos tuvo la frialdad para definir, para generar faltas o para estar precisos en los pases importantes y esa fue la mínima ventaja que sacó con su rival de turno, que no por nada había ganado 11 partidos seguidos y hoy continua siendo el líder absoluto del Aperutra.

Luego de levantar un 0-2, tuvo su momento para ponerse arriba pero Elias apareció para impedirle al Celeste semejante premio, que tal vez hubiera cambiado el desarrollo y el resultado final.

Ganó Pinocho, quedó a cinco puntos y aún tiene que jugar un pendiente con Hebraica de la décima fecha… mientras tanto ambos piensan en el fin de semana que tendrán nuevamente dos finales, el puntero va contra Barracas mientras que Pinocho visita a Boca. En los dos casos son visitantes.

MIRÁ EL RESUMEN

Click para comentar

DEJA TU COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más visto

Arriba