PRIMERA A

¡ESTO ES BOCA!

Tras igualar 0 a 0 en el tiempo regular y 2 a 2 en el suplementario de la gran Final, el xeneize venció 5 a 4 a Kimberley en los penales y es el nuevo campeón del Futsal argentino. El equipo conducido por Hernán Garciás y Sebastián Mareco llegó a su estrella número 13 en torneos locales y deberá enfrentar a San Lorenzo por un boleto en la próxima Copa Libertadores.

El nuevo Boca gritó «campeón» en el estadio Multideportes de Caballito, el equipo que cambió varios jugadores a principio de temporada, mantuvo la base sosteniendo a Kiki Vaporaki, a Pipi Giménez y a Franco Martínez Riveras. Repatrió a Guido Mosenson tras un año sabático, apostó por la juventud de Nahuel «Pochi Urriza, trajo refuerzos de la talla de Juan Pablo Cuello, Lucas Flores, Lucio Thorp y Francisco Spellanzon, convenció a Pablo Vidal para que retorne luego de varios años, sorprendió con la incorporación del pivot rosarino Bruno Ninotti y formó un cuerpo técnico ganador sumando a Sebastián «Coco» Mareco a la experiencia de Hernán Garciás y de Christian Meloni, tuvo su premio y logró volver a ganar la liga, título que había obtenido por última vez en la temporada 2017.

El encuentro fue parejo de comienzo a fin, con pocas situaciones de gol y con los dos equipos cuidando mucho la propia portería. Andrés Geraghty, Santiago Basile y Nacho Salgués fueron los más incisivos en Kimberley pero no pudieron con la resistencia de Guido Mosenson, que volvió a ser figura en el arco azul y oro. El xeneize tuvo la más clara en los pies de Pablo Vidal pero no estuvo certero en la definición y el partido terminó cero a cero en el tiempo regular.

En el primer tiempo suplementario entre el «Conejo» Vidal y «Kiki» Vaporaki desperdiciaron una chance más clara y esos cinco minutos también finalizaron sin goles. Pero las emociones llegaron todas juntas en el segundo tiempo del alargue. El Celeste sacó del medio y el «Pulga» Andrés Geraghty clavó un golazo de otra galaxia desde afuera del área para adelantar al equipo comandado por Nicolás «Dibu» Dieguez. Boca respondió rápido atacando con Vaporaki como arquero jugador y llegó a la igualdad gracias al propio Vidal tras una linda asistencia de Lucio Thorp tras una salida en falso de Lucas Farach.

Con el 1 a 1 ninguno se conformó y en dos minutos pasó de todo, primero el propio Vidal se inventó una gran jugada para dominar, girar y rematar para dar vuelta el partido. Enseguida Kimberley respondió atacando con Geraghty como arquero y en una jugada que comenzó con una gran recuperación del «Pulga», cuando parecía que se venía el 3 a 1, Santi Basile asistió al «Charrúa» Nacho Salgués para decretar el 2 a 2 en el cierre y decir que el campeón se iba a definir en los penales.

En la tanda desde los seis metros Guido Mosenson, al igual que en la final del 2017, volvió a atajarle el disparo a Nacho Salgués. Boca no falló ninguno y Pablo Vidal, autor de un doblete, sentenció la serie con un remate cruzado, para vencer la resistencia de Ramiro Casella y darle el título al Xeneize.

Boca se sacó la mochila de haber perdido cinco finales seguidas en el 2019, volvió a gritar campeón de la Liga tres años después y ahora deberá enfrentar a San Lorenzo por un cupo en la próxima Copa Libertadores.

Foto: @natyponcefotos

 

 

¡ESTO ES BOCA!
Click para comentar

DEJA TU COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más visto

Arriba