PRIMERA A

EMPATE TÉCNICO


San Lorenzo y América se enfrentaron ayer en uno de los partidos que cerró la octava fecha. Los azulgrana estuvieron todo el partido arriba del marcador hasta faltando 10 segundos, cuando  Juan Rodriguez estampó, de sexta falta, el empate definitivo en 5. 

La noche lluviosa y fría del domingo tuvo un partido que valió la pena ir a ver. Porque se cruzarom dos equipos con jugadores de gran nivel, combinados entre la experiencia y la juventud. Dos equipos que vienen bien en el torneo, justificando la calidad de los planteles.



Fue un partido que se jugó al futsal, con defensas duras y dificil de vulnerar. Con Stazzone por un lado y Marcone por el otro. Con jugadores como Escobar Y Alamiro Vaporaki que tomaron las riendas de sus equipos. La vuelta a las canchas de Constantino Vaporaki y tambièn de Guariniello, quien había debutado la semana pasada frente a Ferro pero todavía no lo había hecho en condición de local. Todo estaba dado para que el partido cumpla con las promesas previas. Y el partido cumplió. Porque desde el primer minuto aparecieron las emociones. América pagó caro acomodarse en el campo y los primeros instantes del encuentro fueron todos de San Lorenzo que antes de los cinco ya ganaba 2 a 0. Las jugadas fueron calcadas. El “pollo” Guariniello se paró dentro del área de Quevedo y de allí se movía a los costados a espaldas de Pablo Marcone. Recibió dos veces solo y logró cruzar la pelota al segundo palo, donde entró Marcos Escobar para decretar la victoria parcial. 

Con buenos movimientos a espaldas de los laterales América logró incomodar al buen arquero Gramuglia, uno de los mejores del partido. Primero fue una volea de Areco y luego de Marcone. A los nueve minutos Constantino Vaporaki iba a justificar esas palabras que le dijo  a A dos toques: “estoy con confianza”. Enganchó de izquierda hacia el centro dejando a su marca en el camino, y acomodó su disparo pegado al palo derecho. Descontó América que a esa altura ya había ganado el protagonismo del encuentro. El empate de la visita llegó a falta de dos minutos y medio. El “Gallego” Rodriguez empujó la pelota sin arquero tras un pase de A. Vaporaki. 

Gramuglia se adelantó varias veces al campo rival, para sacar provecho como quinto jugador. A falta de 55 segundos sacó un zapatazo inalcanzable para Quevedo. Golazo al ángulo y 3 a 2  cuando se moría el primer tiempo. San Lorenzo golpeó en los momentos fundamentales del encuentro. 

El inicio del complemento los locales aprovecharon, nuevamente, desatenciones en el fondo de los conducidos por Mariano Gomez. Nahuel Tamborelli encontró una pelota perdida en el área y volvía a poner a San Lorenzo en ventaja de dos. Pero América se despertó rapidamente y con tiros de media distancia hacían engradecer la figura de Gramuglia que se perfilaba para ser el man of the match (como diría Varsky). La juventud de los visitantes lo ponían a tiro, otra vez. Rodriguez anotó el 4 a 3 y el segundo personal. Con la salida por lesión en el tobillo de Guariniello, el melli Bagnato tuvo más minutos en cancha y logró hacer de las suyas para romper la defensa adversaria. Primero iba a encarar por la derecha y cruzar el remate, que no pudo ser desvíado en el segundo palo por un compañero. Y a falta de cuatro minutos terminó una contra luego de una salida en falso del arquero Quevedo, quien intentó salir jugando con los pies y se la regaló a Stazzone. Bagnato ponía el 5 a 3. A partir de ahí San Lorenzo se cerró bien anulando todo intento de Amèrica. Pero hubo algo que lo condicionó: estaba en quinta falta. A pesar de que la defensa no mostró fragilidades jugaba al límite. Con Quevedo adelantado, buscó el empate. Pero Gramuglia hacía creer que cualquier cosa que le tiraran, él, la iba a sacar. Fueron dos media vuelta a la altura del punto de penal a falta de un minuto. Pero a 30 segundos Constantino Vaporaki iba a poner más dramatismo al final. Quedaban muy poco tiempo para crear alguna jugada más pero tenían para buscar alguna falta para llegar a la sexta. Y así sucedió, faltando 10 segundos  bajaron a Vaporaki y América tuvo la posibilidad de empatar. La derecha de Juan Rodriguez, le dio el empate agónico e infartante a los de Parque Avellaneda. Otra vez el Gallego Rodriguez fue determinante para que su equipo siga sumando. Pero el partido iba a tener una más. Y fue Queirolo que se lo perdió cuando quedó solo frente a Quevedo, quien sacó el remate del número 9 con sus piernas. 

Fue final 5 a 5. San Lorenzo se quedó con un sabor amargo por ir ganando casi todo el partido y por haber desperdiciado esa chance del final. Habrá que ver si la lesión de Guariniello es grave y lo vuelve a dejar fuera de las canchas. América, por su parte, logró un justificado empate. Los jovenes siguen cumpliendo y se convierten en protagonistas. Además contó con la vuelta de Constantino Vaporaki, quien está intacto y demostró el nivel de siempre.

FRANCISCO TALIERCIO .   Twitter: @frantaliercio5  .  Facebook: Francisco Taliercio
Click para comentar

DEJA TU COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más visto

Arriba