INTERNACIONAL

EL CLÁSICO CHARRUA FUE PARA NACIONAL

Nacional superó 2-0 a Peñarol el sábado por la tarde en el Polideportivo UTU-ITS por la 8ª fecha del Torneo Clausura, en donde se apreció un excelente compromiso disputado por Emiliano Sotelo, quien fue determinante en la victoria del plantel tricolor.

Compromiso que tras varias polémicas por su fijación, se terminó de jugar a puertas cerradas, sin transmisión de la empresa que tiene los derechos del fútbol sala, pero que igualmente tuvo un despliegue interesante en cancha, en donde se observó una idea clara expuesta por ambos planteles y en la cual la ganancia táctica se inclinó para los conducidos por Aníbal Roba, técnico que hizo un prolijo trabajo defensivo, ya que la ausencia de Agustín Sosa sin dudas le iba a provocar deficiencias para equilibrar el cansancio de los protagonistas.

Por su parte, Peñarol presentó una plantilla completa, sin bajas, y con una imperiosa necesidad de sumar tres unidades que le permitieran escalar en la tabla de posiciones, tanto en el Clausura como en la Anual. Equipo que inició con Mathias Fernández, Gabriel Debat, Ignacio Buggiano, Daniel Laurino y Nicolás Ordoqui, este último fue quien marcó la diferencia en los mirasoles. Intento continuo de asedio y claro conductor de un juego que pudo conectarse con Laurino.

Primera parte que culminó 0 a 0 con interesantes pasajes ofensivos generados por ambos bandos. El roce y la fricción se hicieron presentes en toda la tarde, los cuales se sumaron a los reclamos y pedidos reiterados, tanto dentro de la cancha como en los bancos de suplentes. Importante trabajo de los jueces, quienes respondieron a la perfección las exigencias del compromiso, y no se observaron gruesos errores que pudieron marcar una tendencia en el marcador.

La acumulación de faltas por parte del carbonero le dio la oportunidad a Gabriel Palleiro de abrir el tanteador desde el punto de la sexta infracción, pero la excelente respuesta del Pescado le impidió la anotación a los 16 minutos de la parte inicial. Misma situación se dio para los dirigidos por Gonzalo Fresia, en donde la responsabilidad recayó en los pies de Ordoqui, remate del goleador que lo contuvo el golero Sotelo y todo finalizó igualado en cero.

En el inicio del complemento, una formidable jugada generada por Nacional, le permitió poner el 1-0 por intermedio del líbero Palleiro, quien tras su aparición en el segundo palo, convirtió con un potente remate cruzado ante una valla que se encontró descubierta.

Rotación del plantel albo e intervenciones ofensivas de Felipe Volz y Santiago Arias, le dieron dinamismo a un ataque que provocó peligro en ocasiones que el carbonero desplazó sus líneas en busca de igualar las acciones. Intentos de Laurino, acercamientos de Buggiano y las incuestionables ganancias de terreno por parte del 10 mirasol, fueron las armas con las que Peñarol contó a lo largo del segundo tiempo. Confuso, trabado y con una clara falta de definición, fueron motivos para el crecimiento de su rival en cancha.

nacional

Un buen trabajo realizado por los goleros. Por el lado de Fernández, sus intervenciones taparon la mala respuesta de la defensa aurinegra, la cual estuvo floja en sus funciones, quienes no cubrieron los huecos por donde Nacional inquietó el área del oponente. Sotelo, figura del encuentro, volvió a demostrar su nivel de selección. Indiscutido en lo que puede aportar. Transmisión de seguridad, confianza y actitud a la hora de ordenar a sus compañeros. Pieza clave de un conjunto albo que se solidificó en cada atajada del Café. Elogios que se afirmaron con el tanto convertido sobre el final del cotejo. Cuando el carbonero apostó al arquero-jugador, la fortuna y la perfección del tiro, pusieron el 2-0 en los pies del arquero tricolor desde su medio círculo.

Peñarol no colmó las expectativas. Creó, ofendió, pero la falta de definición le jugó una mala pasada. Solo Ordoqui en ofensiva, quien fue el mejor en la visita. Conducción en Laurino y Buggiano y una clara firmeza en Fernández. Nombres que resaltaron en un pálido equipo de Fresia.

Nacional se mantiene líder del Torneo Clausura con 24 unidades y con un partido por disputar. Misma situación en la Anual, ya que con la obtención del clásico, sumó 50 puntos y quedó puntero. Sin pensar en las ausencias de Juan Romero y Sosa, los tricolores sacaron adelante un compromiso de suma relevancia. Juego prolijo expuesto por el capitán Diego Arjona, reiteración de rendimiento en juegos claves del campeonato. Joaquín Varietti respondió con altura y se conectó a la perfección con Volz y Arias en momentos que coincidieron en el escenario. Camino positivo de una plantilla alba que se afirma en su objetivo, que sin dudas se posiciona en un solo punto: el título uruguayo.

Fuente: A Dos Toques Uruguay

Click para comentar

DEJA TU COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más visto

Arriba