PRIMERA A

DISTINTA TRAMA, MISMO FINAL

   

   Nuevamente Pinocho es el campeón del futsal. Derrotó a Boca por 4 a 2 y se consagró por decima segunda vez.

         Es verdad que este campeonato tuvo varios dias en los que el primer puesto ya no dependía de Pinocho, como hace mucho tiempo no pasaba, pero Boca y Caballito vivieron en carne propia ser el protagonista del cuento, ser el rival a vencer y estar tan cerca de lograr algo que claro está, no es nada fácil y solo uno se lo queda al fin y al cabo.

          Pinocho demostró que si no lo tirás, al final te va a ganar. En este caso, no fue uno sino dos los equipos que tuvieron la oportunidad de derrotarlo aún sin enfrentarlo…. pero fallaron y acá apareció el campeón… como dijeron algunos de sus jugadores ” Nos sentimos cómodos jugando esta clase de partidos, esto es lo que nos gusta”, y así se vio en la cancha. Un equipo que sufrió los primeros 10 minutos, pero que después manejó el partido y tuvo la aparición de las individualidades en los momentos justos.
            La final comenzó minutos pasados de las 19.30 y con los jugadores de Caballito expectantes, con la ilusión de que dos de los tres resultados posibles se dieran para llegar a una final con alguno de los dos. De entrada parecía que se iba a cumplir el sueño de los ” Verdes” ya que Boca arrancó mejor que el local. Tuvo varias oportunidades de abrir el marcador con Lucho Gonzalez y Santos, pero Elias tapaba todo lo que iba al arco. Los de Meloni ejercían muy bien la presión y recuperaban rápido la pelota pero fallaban en la definición. Pinocho de a poquito se iba soltando y cuando comenzaron las rotaciones parecía sentirse cada vez mas cómodos en el campo de juego, Guisande apareció para tapar remates de Riente y Fafasuli y el partido promediando el primer tiempo era muy parejo.
             Pinocho empezó a hacer circular la pelota hasta que llegó un zapatazo fuerte cruzado y bajo, como marcan los libros de Mauro Riente para hacer delirar el estadio y colocar el 1 a 0 con que la ilusión de una nueva vuelta estaba cada vez mas cerca.
              Minutos mas tarde Calo tras una excelente jugada de Chianelli marcaba el dos a cero con el que parecía que se cerraba la primera mitad, pero apareció Santos después de una magistral pase de Lucho Gonzalez para poner a Boca a solo un gol de darle una mano a Caballito e impedir que en la noche haya una vuelta olímpica.
                Los primeros veinte se cerraron con un sabor amargo para Boca que jugó mejor los primeros 10 minutos y lo tuvo para empatar al final, mientras tanto los de Pinocho sabían que tenían el control del resultado y eso les iba a servir para los últimos veinte minutos.
                 La segunda parte arrancó tranquila y de a poco se fue calentando el ambiente. El partido realmente fue muy limpio , sin sobresaltos solo en algún momento con una patada de más , pero bien controlado y bien disputado por todos. Los minutos pasaban y Boca tenía el balón pero no encontraba la manera de entrarle a Pinocho, las chances claras del primer tiempo se fueron diluyendo gracias a la entrega de los jugadores de Urquiza que impedían que los Xeneizes patearan con claridad.
                  Promediando la segunda etapa llegó el campeonato de Pinocho, si bien faltaron después algunos minutos en los que el partido continuaba con apenas dos goles de diferencia, el tercer gol de Pinocho fue el broche de oro a una nueva corona, a un nuevo campeonato. Lucas Chianelli que fue creciendo con los minutos tomó la pelota y luego de una serie de pases corto en diagonal de derecha al centro del área para recepcionar un pase que venía de la izquierda, en la zona de los bancos de suplentes. Como la pelota venía alta la alcanzo a frenar con la cabeza impulsándola nuevamente hacia arriba y con un defensor en su espalda. Cuando cualquier otro jugador o hincha hubiera pensado en bajarla y esperar a un compañero, el 10 saltó y tiró una chilena que tras impactar el balón entró al ángulo… un gol soñado como para cerrar el estadio.
                    El partido debió continuar y sobre el final tenía una joyita más. Elias de arco a arco con una volea inmejorable, colocó el 4 a 1 y el delirio del público local.
                    El 4a 2 sobre la chicharra de Lucho Gonzalez fue una anécdota, que para el historial marca otra vez un 4 a 2 del verde y blanco sobre los Xeneizes.
                    Pinocho es un merecido campeón, que hizo que este campeonato tuviera gran dramatismo dejando puntos en el camino, pero al fin y al cabo, demostró quien es el mejor del futsal.
SALUD PINOCHO, SALUD CAMPEÓN….
Lucas Makarz
Click para comentar

DEJA TU COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más visto

Arriba