INTERNACIONAL

CINCO TÉCNICOS ESPAÑOLES EN LOS CUARTOS DE LA COPA ASIA

Mientras en España el Barcelona Alusport se lleva todos los elogios por sus títulos de UEFA Futsal Cup y de Copa del Rey, en Vietnam también está triunfando el fútbol español. La Copa de Asia disputará este miércoles sus cuartos de final con la presencia nada menos que de cinco técnicos españoles. Jesús Candelas (Irán), Miguel Rodrigo (Japón), Luis Fonseca (Kuwait), Paco Araújo (Líbano) y Bruno García (Vietnam).

Españoles que se han tenido que ir muy lejos a triunfar, algo nada sencillo. El nivel del fútbol sala español, con muchas conquistas internacionales, puede hacer pensar que es fácil, que fuera el fútbol sala es cosa de muy pocos y que a nada que uno llegue se hará campeón. Pero para llegar hasta donde están, hasta los cuartos de final de una Copa de Asia (en la que se podría dar una semifinal con pleno de españoles en los banquillos) hay que sufrir muchas dificultades.

Candelas, quizá el técnico más laureado del mundo, se ha tenido que adaptar a la complicada sociedad iraní y a un fútbol sala de altísima calidad, pero muy metido en sí mismo. Miguel Rodrigo, que ya vivió experiencias ‘complicadas’ en Italia y Rusia, se ha convertido en un japonés más, plenamente inmerso en su sociedad y en una selección a la que llevó a su segundo título hace dos años. Fonseca llevó por primera vez a un Mundial a Kuwait, un país en el que el fútbol sala, incluso para los internacionales, es prácticamente un hobbie. Paco Araújo ha puesto al Líbano en el mapa después de haber desarrollado también parte de su labor en Costa RIca. Y Bruno García acaba de llegar a Vietnam tras haber pasado por China y por Perú.

Hay que valorar mucho la labor que hacen estos técnicos y otros muchos entrenadores y jugadores, no solo por llevar por el mundo la ‘marca España’ sino también por el desarrollo del fútbol sala. En muchos países, es apenas un fútbol en pequeño, algo que se juega en las calles, entre amigos y, sobre todo, sin los conceptos de este deporte. La llegada de técnicos extranjeros, no solo españoles, debe ayudar a que crezca en cada rincón y se pueda acercar a ese sueño que parece casi una utopía: entrar en el programa olímpico.

Pero más allá de eso, debe ayudar a hacer más grande el fútbol sala, valorar el trabajo que se hace en España y la dificultad de tener que dejar a familias y amigos para ganarse la vida con él. El reconocimiento para todos ellos y el deseo de que uno de ellos levante el trofeo, que en parte también será de todos.

PD: Vic Hermans, holandés seleccionador de Tailandia -donde otro español, Pulpis, desarrolló un gran trabajo con la selección y ahora lo hace en el equipo campeón nacional-, se dedicó a afear el trabajo de los españoles. Allá él. No sabe que afear eso es también afear el desarrollo global de este deporte. Por cierto, la Japón de Miguel Rodrigo le podría dejar fuera. 

Fuente: Marca

Click para comentar

DEJA TU COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más visto

Arriba