El encuentro tuvo un sólo dueño: Brasil. Los sudamericanos enseñaron los dientes desde el comienzo y gol llegó pronto luego de un vendaval de tiros. Sin embargo, Australia reaccionó pronto y emparejó los cartones.

A pesar de esto, los brasileños no perdieron el foco y se lanzaron con todo a retomar la ventaja. Gracias a sus buenas combinaciones al frente y la habilidad individual de sus jugadores, la Canarinha se fue al descanso con una ventaja de 4 a 1.

 

Luego del descanso, la historia continuó por el mismo camino. Brasil hizo más grande la ventaja y Australia no pudo repetir las pocas aproximaciones que tuvo en la primera mitad.

Al final, el partido cerró con el representativo brasileño volcado al frente, tocando una y otra vez la puerta rival.

La acción continuará el próximo 17 de septiembre, cuando el Grupo D dispute su última ronda de partidos. Brasil enfrentará a Mozambique; mientras que Australia cerrará ante Ucrania.

Fuente y PH. FIFA