INTERNACIONAL

ASÍ NO VA

Día a día observamos el trabajo que realizan todas las instituciones para poder progresar en la disciplina y siempre con obstáculos tanto internos como externos propios de un deporte amateur con algún tinte profesional, van creciendo y con más ímpetu y amor propio que recursos van llegando a cumplir distintos objetivos, o al menos intentando alcanzarlos.

Claro está que dentro de los 65 equipos que participan en AFA, son muy distintas las realidades económicas entre unos y otros pero se terminan equiparando por las ganas, y la intensidad con la que se vive el deporte. (Tal es así que la Copa Argentina en 2015 la  ganó Alvear, que militaba en ese momento en la Tercera División).

En ese punto, es donde todos terminan entrando en el mismo lugar, ya que si bien, unos tendrán la posibilidad de comprar y otros la necesidad de vender, el reglamento, los enojos, las desprolijidades y la desilusión le pegan a todos por igual.

Evidentemente no pasa simplemente por lo económico. No hay sponsors que paguen premios y más allá de los arreglos internos de cada club, jugar un torneo nacional o internacional, siempre termina generando más gastos que ingresos por lo que la única explicación para que los Clubes participen es la ambición de seguir creciendo y el honor de poder llegar al lugar donde les habían prometido estar.

La suspensión o postergación de la Copa Libertadores no debe pasar desapercibida. Como tampoco debe hacerse la vista gorda cuando se postergan o se suspenden los Nacionales o cualquier torneo de índole oficial.

Para que el deporte crezca no alcanza con técnicos con experiencia y especializados, dirigientes que inviertan tiempo y hasta dinero en las instituciones  y jugadores que entrenen cinco veces por semana. Hace falta algo más. Seguramente varias cosas más, pero mínimamente un calendario que pueda llevarse adelante y que se planteen las reales posibilidades y no se quiera ser más grande de lo que uno puede ser.

Que todos los torneos locales, nacionales e internacionales tengan relación entre sí y el reglamento no solo afecte en algunas ocasiones y en otras no.

En algunos casos el dinero no alcanza para profesionalizar. Es un ingrediente sumamente importante, pero una organización, un lineamiento, una idea, y el respeto son patas que no pueden faltar para poder armar al menos una mesa chica.

Hoy se suspendió/postergó la Libertadores y el damnificado en Argentina es Kimberley, como otros nueve equipos en el resto del Continente. Sin mencionar todo lo que se mueve alrededor de una competencia internacional, desde familias hasta medios que pagan constantemente para trabajar y que el mundo que sigue el deporte pueda enterarse de lo que pasa.

Es una mancha al deporte que no debe olvidarse cuando se juegue la próxima edición de la copa ni en la próxima fecha del Torneo. Hay que trabajar en conjunto para poder modificar estas cosas que en definitiva hacen o no crecer a un deporte.

 

 

 

Click para comentar

DEJA TU COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más visto

Arriba